Llámenos
Menu
Resumen sobre metástasis en los huesos

+ -Text Size

Tratamiento contra el Metástasis en huesos TEMAS

Tratamientos sistémicos para la metástasis en los huesos

Los tratamientos sistémicos son aquellos que llegan a todo el cuerpo. Algunos de estos tratamientos, como la quimioterapia, la terapia hormonal y la inmunoterapia, se usan para tratar las células cancerosas en cualquier parte del cuerpo. Estos tratamientos no están dirigidos solo a las metástasis en los huesos, aunque a menudo ayudan a tratarlas. Otros tratamientos, como los radiofármacos y los bifosfonatos, están dirigidos al cáncer que ha alcanzado los huesos. Algunas veces ambos tipos de tratamientos se utilizan al mismo tiempo.

Para más información sobre los tratamientos contra el cáncer que se ha propagado de un cáncer primario (por ejemplo, cáncer de próstata), llámenos para solicitar la información para ese tipo de cáncer.

Quimioterapia

La quimioterapia (quimio) es el uso de medicamentos para destruir las células cancerosas. Por lo general, los medicamentos se administran a través de una vena o por la boca. Una vez que los medicamentos entran en el torrente sanguíneo, llegan a todo el cuerpo. La quimioterapia se usa como tratamiento principal para muchos tipos de cánceres metastásicos. En muchos casos, la quimioterapia puede reducir el tamaño de los tumores, aunque usualmente no causa que desaparezcan totalmente. La quimio puede aliviar el dolor y ayudarle a sentirse mejor. A veces se usa junto con el tratamiento de radiación.

Los medicamentos de quimioterapia matan a las células cancerosas, pero también dañan a algunas células normales, por lo que pueden causar algunos efectos secundarios. Estos efectos secundarios dependerán del tipo de medicamentos administrados, la cantidad administrada y la duración del tratamiento. Algunos efectos secundarios comunes incluyen:

  • Pérdida del cabello (el cabello vuelve a crecer cuando termina el tratamiento).
  • Llagas en la boca
  • Falta de apetito
  • Náuseas y vómitos
  • Diarrea o estreñimiento.

La quimioterapia también puede dañar las células de su médula ósea que produce sangre, lo que puede ocasionar bajos recuentos de células sanguíneas y causar:

  • Mayor posibilidad de infección (a causa de una escasez de glóbulos blancos).
  • Problemas con hematomas (moretones) o sangrado (debido a la reducción de plaquetas).
  • Sensación de debilidad o cansancio (debido a una escasez de glóbulos rojos).

Si usted experimenta efectos secundarios, hable con su doctor o enfermera sobre lo que se puede hacer para ayudarle a controlarlos y a prevenirlos. Lo bueno es que la mayoría de los efectos secundarios desaparecen cuando finaliza el tratamiento. Para aprender más sobre quimioterapia, lea el documento Quimioterapia: una guía para los pacientes y sus familias.

Terapia hormonal

Las hormonas en el cuerpo promueven el crecimiento de algunos cánceres comunes. Por ejemplo, el estrógeno en la mujer, una hormona que es producida por los ovarios, puede causar el crecimiento de algunos cánceres de seno. De manera similar en el hombre, la testosterona producida por los testículos promueve el crecimiento de la mayoría de los cánceres de próstata. Una de las principales maneras para tratar los cánceres de seno y de próstata consiste en evitar que estas hormonas afecten las células cancerosas.

Existen varias formas de detener la producción de estas hormonas. Una forma es extirpar los órganos que las producen: los ovarios en el caso de las mujeres, los testículos en el caso de los hombres. Más frecuentemente, se pueden usar medicamentos para impedir que estos órganos produzcan las hormonas o para evitar que las hormonas actúen sobre las células cancerosas.

Los efectos secundarios dependen del tipo de tratamiento hormonal que se use. Pueden incluir bochornos (acaloramientos), coágulos, pérdida del deseo sexual, aumento de peso, y un mayor riesgo de desarrollar otros cánceres.

Inmunoterapia

Estos métodos ayudan al propio sistema inmunológico del paciente para combatir el cáncer. Hay varios tipos de inmunoterapia que se utilizan para tratar a los pacientes con cáncer metastásico. Estos incluyen citocinas, anticuerpos monoclonales y vacunas antitumorales. Estos tratamientos se discuten en nuestro documento Immunotherapy.

Radiofármacos

Éstos son un grupo de medicamentos que tiene elementos radiactivos. Se inyectan a través de una vena y se asientan en las partes del hueso que tienen cáncer. Estos medicamentos destruyen las células cancerosas y alivian algo del dolor causado por las metástasis en los huesos. Si el cáncer se ha extendido a numerosos huesos, estos medicamentos a menudo funcionan mejor que tratar de dirigir la radiación a cada hueso afectado. Un solo tratamiento por lo general puede disminuir el dolor durante varios meses.

El efecto secundario principal de estos tratamientos consiste en un recuento más bajo de células sanguíneas (principalmente glóbulos blancos y plaquetas). Esto puede aumentar el riesgo de infecciones o sangrado. También pueden causar un efecto secundario conocido como "reacción de llamarada”, en el que el dolor empeora por un corto periodo de tiempo antes de aliviarse.

Bifosfonatos

Estos medicamentos se usan para tratar a los pacientes con cáncer que se ha propagado a sus huesos. Funcionan al desacelerar la acción de las células óseas, llamadas osteclastos. A menudo, estas células son muy activas cuando el cáncer se propaga a los huesos, lo que puede causar problemas.

Los bifosfonatos pueden ayudar en muchas maneras. Estos medicamentos pueden:

  • Reducir el dolor de huesos.
  • Retardar el daño óseo causado por el cáncer.
  • Reducir los altos niveles de calcio en la sangre.
  • Reducir el riesgo de fracturas.

Los bifosfonatos tienden a funcionar mejor cuando las radiografías muestran que el cáncer metastásico parece estar adelgazando y debilitando el hueso. No son tan eficaces para el tratamiento de metástasis, donde los huesos se vuelven más densos.

Algunos bifosfonatos se toman en forma de pastillas, pero cuando son utilizados como tratamiento para metástasis en los huesos, la mayoría son inyectados a las venas, usualmente cada tres a cuatro semanas. El ácido zoledrónico (Zometa®) y el pamidronato (Aredia®) son los medicamentos más comunes.

Los efectos secundarios más comunes de estos medicamentos son cansancio, fiebre, náuseas, vómitos, recuentos bajos de glóbulos rojos, y dolor en los huesos y articulaciones. Pero podría ser que estos problemas también sean causados por el mismo cáncer o alguno de los otros medicamentos que el paciente esté tomando.

Un efecto poco común peor grave es el daño a la mandíbula (conocido como osteonecrosis de mandíbula). Puede causar dolor, inflamación o entumecimiento en la mandíbula, así como daño de las encías, caída de los dientes e infecciones, entre otros problemas. Una vez que esta enfermedad ha comenzado puede ser muy difícil de curar. Muchos doctores solicitan que sus pacientes se sometan a una revisión dental antes de comenzar a tomar bifosfonatos. Si usted está recibiendo uno de estos medicamentos, mantenga un buen cuidado de su boca mediante el uso de hilo dental, el cepillado de los dientes y revisiones dentales. Si usted usa dentadura postiza, asegúrese que le queden bien ajustadas. Asegúrese de informar a su dentista si está recibiendo un bifosfonato e informe a su doctor si presenta cualquier problema con su boca o dientes.

Denosumab

El denosumab (Xgeva™) es otro medicamento que puede ser útil cuando el cáncer se propaga a los huesos. Al igual que los bifosfonatos, este medicamento evita la activación de los osteoclastos, aunque lo hace de una manera diferente. Los estudios han demostrado que puede ayudar a prevenir o retrasar problemas, como fracturas en los pacientes con metástasis en los huesos al menos tan bien como los bifosfonatos. También puede ser útil cuando los bifosfonatos ya no surten efecto.

El medicamento se administra como inyección debajo de la piel cada 4 semanas. Los efectos secundarios comunes incluyen náusea, diarrea, y debilidad o cansancio. Al igual que los bifosfonatos, el denosumab puede causar osteonecrosis de la mandíbula.


Fecha de última actualización: 07/24/2012
Fecha de último cambio o revisión: 07/24/2012